El día después del primer día

Aún emocionado por la acogida que tuvo ayer la charla de Enrique en Ciencia en el Bulebar, voy a tratar de hacer una crónica, puede que me salga algo larga pero es que esto lo guardo para mi, para que me sirva de recuerdo.
En primer lugar quiero dar las gracias a todos (aunque seguro que se me olvida alguien):
Al Bulebar y muy especialmente a Carlos, parte importante de este proyecto, a los que nos han apoyado como radioalcosa.com que entrevistaron a Enrique el día antes y retransmitieron todo el evento en directo que una excelente calidad de sonido, entidades que nos han promocionado como la Universidad de Sevilla (Clarisa Guerra de la OTRI estuvo presente y seguro que podremos hacer muchas cosas juntos en el futuro), Jotdown.es (estuvo Ángel Fernández), eldiario.es y gente como Francis, Juan Soler (en sus noticias escépticas) o Joaquín Sevilla que se han hecho eco de nuestra iniciativa (este último como veis, lleva a cabo una similar desde hace tiempo en Pamplona) y, sobre todo, a los que asistieron a la charla tanto en el propio Bulebar como en streaming o siguiendo la retransmisión de radioalcosa.com (que está ya colgado aquí).

Paso a la crónica: la idea de Enrique y mía era pasarnos por el Bulebar sobre las 12:30 montar el proyector, sonido y preparar las cosas del BXMjTPfIAAAx30ostreaming y a eso de las 13:30 (no nos gusta correr y tenemos una amplia experiencia en montar cañones de vídeos para congresos y lo del sonido no podía ser muy complicado) marcharnos para comer, ponernos guapos (cada uno dentro de sus posibilidades: galácticas las mías, mucho más modestas las de Enrique). Supongo que algo se complicó un poco porque entre los dos y Carlos no conseguíamos nada: el equipo de sonido nos daba dos opciones: o se acoplaba produciendo un chirrido insoportable (vecinos y visitantes de la Alameda:éramos nosotros, lo sentimos) o no se oía nada. Tuvimos que recurrir a toda nuestra sapiencia en el tema y tras unos pases chamánicos adecuados e invocándonos a los dioses adecuados encontramos, por fin, una posición en la que el feng shui era propicio. Lo del cañón casi mejor no lo narro: lo enchufábamos y no se veía nada, pero si un número adecuado de moscas se posaban sobre el cable, empezaba a verse, pero algunos de dicho insectos volaban y la señal desaparecía de nuevo: todo muy científico. A eso de las 18:00 (con un ligero retraso de unas cinco horas sobre el horario previsto por nosotros) conseguimos acabar con la imagen y el sonido, aunque todavía no habíamos hecho pruebas para el streaming (“si sale el streaming bien, si no, que le den…” era nuestro pensamiento en ese momento). Salimos corriendo en busca de unas duchas que juzgamos absolutamente necesarias para el confort de los que asistieran al acto (e incluso, por si acaso, de los que lo siguieran por streaming) y una vez acicalado recojo a Enrique y a la otra promotora de este evento (Clara) que me esperaban bajo la primera lluvia de este otoño sevillano.

BXMuXfGIQAEO40K BXMuf6XIMAAE-MH

Llegamos al Bulebar y pruebo el streaming que había decidido hacerlo de la forma más simple: con una webcam y a través de un hangout público. Evidentemente la calidad no iba a ser mucha, pero la gente lo iba a poder seguir y sería grabado en el canal de youtube automáticamente: simple y efectivo. Sabíamos que el problema de las luces era importante (con la pantalla iluminada detrás y sin luz apropiada para Enrique, se iba a perder mucho), pero tampoco tratábamos de desbancar a Spielberg: prometo que en ediciones sucesivas no voy a intentar hacerlo mejor, se trata de proporcionar una vía sencilla para que se pueda seguir el evento y mejorar en este apartado implica realizar unos cambios en iluminación, sonido, ancho de banda, etc., que implicarían un tiempo del que no disponemos. Al poco llegan los chicos de RadioAlcosa, se disponen las sillas y comienzan a aparecer amigos.

BXM1ARBIMAAGMW5

El resto: sala llena, Enrique ganándose al público a cada instante: no se marchó nadie ni durante su charla, ni en el turno de preguntas y respuestas que duró casi tanto como la propia charla, mucha gente siguiéndonos por la radio, por streaming (desde Costa Rica teníamos a Belén) y comentando por twitter:

Si queréis ver el streaming (ya estáis avisados que no tiene una calidad suprema):

Y las transparencias de Enrique:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s