Miércoles 29 de enero de 2020

La próxima visita de Ciencia en Bulebar es, según sus palabras y con cierta coquetería, un miembro del “top group” de quienes hablan de cosas científicas en “Ciencia en el Bulebar” atendiendo al carácter de antigüedad en su año de nacimiento, lo cual garantiza, al menos en su caso, que es un hombre sabio y como tal, se va a meter en un buen berenjenal.

Lugar: Bulebar, Alameda de Hércules 83 (Sevilla).
Tiempo: 20:00 miércoles 29 de enero de 2020

Falsas/perversas lecturas de la ciencia: el caso de Darwin
Gregorio García Herdugo
Desde que la actividad científica se fue abriendo paso, digamos que desde el S. XVII y más concretamente a partir del S.XIX, en el que ya el método científico había demostrado ser el camino más fiable para una aproximación al conocimiento de la Naturaleza, han sido varias tendencias ideológicas y/o religiosas las que han usado aportaciones desde la Ciencia para sustentar o ampliar sus supuestos diferenciales. En las Ciencias se procura obtener conclusiones a partir de datos contrastables. Por el contrario, las ideologías aportan ya sus principios a modo de conclusiones y buscan datos de la Ciencia a fin de que las apoyen. Una de las teorías, de entre las que aparecieron en el S.XIX, con mayor impacto más allá de los límites de la Ciencia, es, sin duda, la Teoría de la Evolución de las Especies difundida por C. Darwin a mediados de dicho siglo. En ella se basaron, en mayor o menor grado, ideologías tan contrapuestas como el marxismo, por una parte, y el llamado “darwinismo social”, por otra, así como otras corrientes pseudocientíficas como el psicoanálisis y la eugenesia. La idea es transmitir que, dado que en el caso de nuestra especie la evolución biológica no ha ido pareja a la evolución cultural, no se debería confundir, especialmente en este caso, conocimiento científico con posicionamiento político o religioso. Además de estas falsas y/o perversas traducciones, existen, a veces, directamente mentiras. Y “mentir” significa en la primera acepción del DRAE, “decir lo contrario de lo que se piensa, sabe o cree” y podría añadirse “con intención de engañar”.

Gregorio se licenció (1971) y doctoró (1974) en la antigua Facultad de Ciencias sita en la aún más antigua Fábrica de Tabacos. Pasó por la Autónoma de Madrid y el Instituto de Oncología Experimental de la Universidad de Innsbruck (Austria) antes de ganar unas oposiciones como Prof. Agregado (algo que ya no existe) en la Universidad de Oviedo (León). Por traslado se fue a la entonces jovencísima Universidad de Córdoba donde pasó a Catedrático y de allí se vino a Sevilla en 1987. Como tiene algo de “culo inquieto”, en 1989 se fue a lo que hoy es la Comisión Europea, a trabajar como parte del personal comunitario, sobre todo, en la aplicación de los Fondos Estructurales (FEDER y FSE) en actividades de I+D. Tras dos años en Bruselas se volvió para colaborar en Programas Internacionales de I+D en el MEC y participar, ya del lado español, en comités de programas de la UE, especialmente en el encargado de financiar estancias postdoctorales y está feliz por haber logrado “colar” al 27 % de candidatos españoles en el total de becas en la convocatoria cuando el personal español en I+D era entonces sólo el 5% del total comunitario. Tras su jubilación, ha seguido haciendo docencia dirigida a personas de su generación en el contexto del Aula de la Experiencia de la USE, su actividad docente más gratificante y la que le ha permitido realizar un cierto proceso de reflexión sobre lo que puede implicar la difusión de la Ciencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s